Anillo amatista

$37.000

La amatista es conocida como «la pierda protectora», aporta firmeza, seguridad y sentido común, potencia la memoria, la motivación y te centra emocionalmente. Es un tranquilizante natural que ayuda a bloquear las energías ambientales negativas.

Material: baño de oro 24k sobre metal.

Talla: Graduable

Esta es una imagen referencia. El tono, la forma y el tamaño de los cristales pueden variar.

Categoría: SKU: 401

Descripción

La amatista es una variedad de cuarzo conocida por su color púrpura y sus propiedades energéticas, acá te presentamos algunas:

1. Calma y relajación: se considera una piedra que promueve la calma y la relajación. Se dice que ayuda a aliviar el estrés, reducir la ansiedad y calmar la mente. Puede ser útil para la meditación y facilitar un estado de serenidad interior.

2. Equilibrio emocional: equilibra las emociones y ayuda a superar los altibajos emocionales. Puede ayudar a promover la estabilidad emocional, brindando claridad y perspectiva en momentos de agitación.

3. Protección espiritual: Es una piedra de protección espiritual. Ayuda a crear un campo de energía protectora alrededor de quien la lleva, disipando las energías negativas y fomentando la conexión con lo divino.

4. Intuición y claridad mental: Estimula la intuición y la claridad mental. Puede ayudar a mejorar la concentración, promover el pensamiento claro y facilitar la toma de decisiones informadas.

5. Transformación espiritual: Se asocia con la transformación espiritual y el crecimiento personal. Ayuda a abrir el camino hacia la sabiduría interior, la elevación espiritual y la conexión con planos superiores de conciencia.

6. Sanación y purificación: Se considera una piedra de sanación y purificación. Ayuda a equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu, facilitando la curación de enfermedades físicas y emocionales.

Si te sientes atraído hacia la amatista, puedes experimentar su energía por ti mismo llevándola como accesorio, meditando con ella o teniéndola cerca. Recuerda que la experiencia y la percepción pueden variar de una persona a otra.